El estrés es una de las raices más profundas de nuestras enfermedades